Nació para ser campeona

 avatar
Andres Caballero

En los suburbios de Rangel (Luanda, Angola) nació el 3 de abril de 1991 Janicy Marilia Manuel Braga Dos Santos. Llegó al mundo en una familia extensa llena de primos, primas y sobrinos.

Por sus oficios, sus padres pertenecían a la clase media alta, sin embargo, ese nivel económico no se aplicaba para el resto de su familia.

La rama de su papá se destacó por el lado académico. Casi todos eran profesionales: ingenieros, químicos y maestros. Su abuelo fue emigrante de la isla San Tomé y Príncipe y su abuela era de Catete (Zambia). Mientras la mayor parte de los suyos por el costado de su mamá no pasó de séptimo grado.

Desde joven, Janicy fue extrovertida y madura. Desde pronto destacó en distintas disciplinas deportivas, en particular ha obtenido reconocimientos con la práctica del boxeo.

Durante su niñez no tuvo contacto con sus raíces africanas, ya que emigró a Cuba cuando tenía 2 años. Al ser sus padres diplomáticos, fueron asignados a emigrar a la isla caribeña a trabajar en la Embajada de Angola.

Sus padres se conocieron en una misión oficial que ambos realizaron en Uige (Angola). Intercambiaron números de trabajo y allí su padre empezó a cortejar a su madre. Mucho tiempo después su papá falleció. Desde entonces su madre es la persona más importante en su vida y siente que tiene que protegerla y cuidarla.

La pérdida de su padre la hizo sentir triste, sin embargo, siempre tiene presente las palabras de aliento que le inculcó: “Nunca dependas de un hombre, debes ser una mujer independiente”. Consejo que mantiene firme en sus convicciones.

Cuando regresó a Angola, muy poco conocía la cultura y las costumbres africanas. Este retorno la llevó a residir a un país pobre, donde vivía en una choza, algo común en aquel país. A las semanas buscaron una casa más cómoda, aunque eran evidentes las diferencias entre las clases sociales. En cambio, en Cuba residió en edificios o en casas bonitas debido a la posición diplomática que mantenían.

Años más tarde regresó nuevamente con sus padres a Cuba, siendo otro golpe, ya que todo parecía no haber avanzado mucho, todo estaba igual. Janicy fue a estudiar en el 2011. Su madre estaba muy feliz porque siempre quiso que terminara sus estudios en Psicopedagogía. Su papá, quien ya había fallecido para entonces, siempre la motivó a estudiar mucho.

Lo más difícil fue vivir el duelo de su padre lejos de su familia. Lo superó sola, gracias a su fortaleza. Se enfocó en sus estudios y en las palabras de su padre, que le decía que tenía que ser mejor profesional que él, y dio el 120% para lograrlo, siendo la estudiante extranjera con el mejor promedio y seleccionada como alumna universitaria más integral en múltiples ocasiones.

Mucha gente le pregunta qué pasa por su cabeza de boxeadora. Qué curioso. Para ella es algo normal que cualquiera puede hacer, no es nada del otro mundo, solo se requiere esfuerzo, disciplina, ganas de aprender y enseñar. Siempre dice que tiene 3 existencias: la docente, la deportista y su vida personal, casi nunca una coincide con la otra porque sabe separar y poner cada una en su lugar.

Le gusta el proceso de enseñanza y aprendizaje. Ha estado frente a un aula con adultos y con niños. También hace videos informativos en sus cuentas en YouTube, Instagram y Tik Tok, enseñando su trabajo, dando consejos a padres y maestros para mejorar.

Como maestra, sabe que puede frustrarse por querer hacerlo mejor. Desea que sus niños avancen y adquieran muchos conocimientos. Por eso, les enseña a ser fuertes e independientes y a nunca decir: "no lo puedo hacer". Son tantas metas que siente que el tiempo no le alcanza. Desea quererlos a todos por igual, pero se encariña más con uno que con otro. Es una tarea agridulce que tiene sus pros y sus contras. Preferiría su trabajo como psicopedagoga, pero no se puede remar contra la marea, ese es el empleo que hay, por lo tanto, lo toma y hace lo mejor que puede.

La vida de boxeadora. Empezó yendo al gimnasio para mantener la figura y terminó enamorada de este deporte. Para seguir practicándolo tuvo que hacer una introspección: se alejó de amistades sedentarias y parranderas. Reestructuró su campo de acción, dejó de consumir alcohol y de salir a fiestas, para enfocarse en su crecimiento como boxeadora, cuando quiere algo lo consigue, y no piensa parar o alejarse de su disciplina por nada ni nadie.

¿Quieres participar?

¡Inscríbete en El Torneo en Línea de Lectoescritura (TELLE) y apoya a los escritores evaluando sus crónicas!

Inscribirme

Apoya a los jovenes

¿Sabías que puedes apoyar a los jóvenes escritores con la compra de sus libros de crónicas?

Ser parte de la historia