El guerrero imparable

 avatar
Juan Betancourt

El 29 de agosto de 1978, en la provincia de Chiriquí, nació un niño de humilde familia llamado Alexis. El médico del hospital les informó a sus padres que su hijo fue diagnosticado con “Hidrocefalia y parálisis cerebral”.

Fue un duro golpe para sus padres, pero no se rindieron. Su madre Mirta Gómez se abocó a darle el mejor cuidado. A veces sentía frustración y angustia de poder hacer poco o nada, aunque toda la familia se unió para buscar ayuda en neurólogos y fisioterapeutas.

Mirta protegió a su hijo como una leona. Lo defendió del peligro y le dio mucho amor. Alexis creció y se convirtió en un niño fuerte, rodeado del cariño de sus seres queridos.

Al ingresar a la escuela primaria en 1984, siempre fue apoyado por una tía suya, quien daba clases en el mismo plantel y lo ayudó para que pudiera incorporarse al sistema estudiantil sin dificultades. En la Escuela República de Francia estuvo hasta 1990. Cursó estudios secundarios en el Colegio Instituto David desde 1991 hasta 1996.

Viajó a Estados Unidos, desde 1992 al 1994, con ayuda de la logia Shriners, país donde recibió terapias y tratamientos. Los médicos expertos en este tipo de discapacidades lo atendieron con mucho esmero.

Así Alexis recuperó el dominio de su brazo y de su pierna izquierda, que por las secuelas de la parálisis le afectaba en sus actividades diarias, motivo de que sufrió bullying en su etapa escolar. Como todo un guerrero salió adelante porque nunca se rindió.

Alexis tiene un hermano menor, Ricardo Alexis Reyes Gómez. En varias ocasiones durante su niñez lo dejaban sus padres a su cuidado. Él lo protegía y sentía gran responsabilidad por él. Siempre les pedía a sus padres que confiaran en él porque Alexis siempre ha sido muy valiente, buen hijo y buen hermano.

Y como buen chiricano siempre le ha gustado reírse, ser amable, servicial, ayudar a los otros y ser buen amigo.

Alexis inició estudios universitarios en 1998 y los culminó en el 2006. Se especializó en el idioma inglés y sus padres orgullosos lo acompañaron siempre en su andar académico.

Tiene dos mentores que han colaborado a que sea un gran profesor, Víctor Guerra y Maritza Ortega, quienes le enseñaron a ser un docente a carta cabal y fueron sus guías en la carrera formativa. Alexis nunca ha dejado de hacer lo que se propone y no ve barreras por sus limitaciones: siempre lo que se propone, lo alcanza. 

Hay alguien más especial en su vida: su esposa Carmen Montezuma, una artista plástica y docente. Alexis encontró en ella a su alma gemela. Su compañera de vida, al igual que su madre, lo hacen sentir como en casa, a gusto.

El amor de familia es clave para Alexis. De niño, disfrutó mucho a sus abuelos. Le encantaban las historias que ellos le contaban sobre sus aventuras en el campo, las labores de la tierra, cuidar el ganado, atender el gallinero y cuidar a sus hijos.

Le gusta mucho estar en sus tierras chiricanas, en sus playas, estar con su gente y disfrutar cuando viaja a su tierra natal. En la actualidad reside en la Barriada Lassonde, en la ciudad de David (Chiriquí), aunque a veces se siente triste de estar lejos de sus seres queridos.

Le gusta mucho la canción I Still Haven't Found What I'm Looking For, del grupo irlandés U2, y quisiera que cuando ya no esté, la canten en su honor. Siempre le gusta oír una buena serenata y adora las películas románticas porque es muy sentimental.

Para Alexis, la respuesta ante la vida es seguir adelante. Aceptar su condición le ha valido para transformarse y vencer los obstáculos. Le gusta ayudar a otros que están en su misma situación y orientarlos en el camino. Alexis es alguien que ha dejado huellas.

Su deseo más grande es convertirse en abanderado de su provincia y abarcar más espacios en la formación pública: labora como docente del Ministerio de Educación desde 2020. Trabaja en la comunidad La Esmeralda en el Archipiélago de Las Perlas. Su ilusión es colaborar a que muchos chicos como lo fue Alexis accedan a la educación y puedan estudiar idiomas, como a él le ayudó el inglés para desarrollarse como todo un profesional. Su lema es "Que ningún niño se quede sin recibir educación”.

Yo agregaría una frase de Mérida, la figura central de la película animada Brave (2012), que calza con la personalidad de Alexis: “Nuestro destino vive en nosotros. Sólo debes ser lo suficientemente valiente para verlo”.

¿Quieres participar?

¡Inscríbete en El Torneo en Línea de Lectoescritura (TELLE) y apoya a los escritores evaluando sus crónicas!

Inscribirme

Apoya a los jovenes

¿Sabías que puedes apoyar a los jóvenes escritores con la compra de sus libros de crónicas?

Ser parte de la historia