De la pobreza a la grandeza

 avatar
Isaac David González Jiménez

El doctor Raúl Agustín González Valencia nació el 7 de julio de 1951 en el Hospital Santo Tomás, en la Ciudad de Panamá. Su afrodescendencia viene de su abuelo paterno de apellido Mosquera, de origen colombiano, quien fue asesinado en su finca ubicada en la provincia de Los Santos, víctima del racismo de la época, un hecho que ocurrió un poco antes de que su hijo, Raúl González, naciera.

El apellido González proviene de su abuela santeña, de Filomena González, quien murió al dar a luz a su hijo Raúl. En esa región no había por esa época tantos recursos médicos para la atención adecuada de una embarazada. Su padre fue criado por su familia santeña y de adulto conoce a la madre biológica de Raúl Agustín, Nicolasa Valencia. Ella era muy joven e inexperta por lo que no sabía cuidar a su primogénito. 

A los 2 años, Raúl Agustín no era querido por su familia, por lo que su padre se lo entregó a su vecina, la joven Brígida Fajardo, quien se ofreció a cuidarlo. Brígida, oriunda de la provincia de Darién, era de condición humilde y no tuvo oportunidad de estudiar. Ella era la mayor de 9 hermanos, a quienes protegió mientras sus progenitores cuidaban la finca. Después, cuando ya era adulta, se trasladó a la Ciudad de Panamá.

Cuando Raúl Agustín llegó a la casa de Brígida estaba enfermo, con mucha hambre, fiebre y lleno de parásitos, pero ella lo cuidó y amó mucho. Le enseñó que era importante ser honrado y estudiar. Él tenía un cuarto pequeño, no tenía bolso para llevar sus útiles, no tenía libros, así que él iba a la biblioteca a estudiar y forraba sus cuadernos con periódicos.

El padre de Raúl Agustín tomaba mucho alcohol y era mujeriego. Por eso al niño le hacían bullying en el colegio. Su padre tampoco le pagó los estudios. Lo único que aprendió de su progenitor fue a reconocer cuando había un policía en la carretera por las señales de los otros conductores.

Raúl Agustín estudió en la escuela primaria Josefina Tapia y después en la escuela secundaria José Dolores Moscote. Cuando tenía 15 años vendía billetes y chances de la Lotería Nacional de Beneficencia para ganar dinero y eso fue hasta los 18 años. Su padre se fue para hacer el sueño americano a Estados Unidos, e hizo otra familia por allá. Luego llegó el día que los iban a desalojar de su casa, porque su padre no les pagaba la mensualidad, así que Raúl Agustín encontró un trabajo de limpiar un edificio de apartamentos.

Cuando estaba en la escuela secundaria, unos profesores planearon cambiarle las notas y que no quedara en el cuadro de honor, para darle la beca que le correspondía a otro alumno. Igual por su esfuerzo y dedicación logró una beca para estudiar la carrera de Medicina en la Universidad de Panamá.

Ha llevado a cabo distintas conquistas académicas como posgrado en Medicina Familiar, posgrado en Salud Pública, posgrado en Gerencia en Gestión de Riesgo y Preparación de Desastres. Durante 10 años fue profesor en la Licenciatura de Urgencias Médicas en la Universidad Especializada de las Américas y ejerció como director de Urgencias Médicas a nivel nacional. Creó el Sistema Institucional de Salud para Emergencias y Desastres, por dos años fue consultor nacional de la Organización Panamericana de la Salud y durante 6 años fue director del Programa de Salud de Adultos del Ministerio de Salud de Panamá.

Desde hace 47 años, Raúl Agustín está casado con Amelia Alarcón y tienen 3 hijos: Giselle, Ruth y Raúl Isaac. Tuvo una clínica desde 1985, y durante 15 años, en la cual ayudó a mucha gente con pie diabético, salvando a pacientes por medio de un ungüento hecho por él para que no le amputaran las piernas. Ha sido consejero familiar, junto a su esposa, por 44 años, ayudando a muchas familias en aprietos.

Hoy en día tiene 72 años y es un hombre de fe, con una feliz y grande familia en Panamá y en Puerto Rico.                                                                     

¿Quieres participar?

¡Inscríbete en El Torneo en Línea de Lectoescritura (TELLE) y apoya a los escritores evaluando sus crónicas!

Inscribirme

Apoya a los jovenes

¿Sabías que puedes apoyar a los jóvenes escritores con la compra de sus libros de crónicas?

Ser parte de la historia